2012: Qué cansado estoy, pero qué bien la pasé

Adiós a un año más, 2012, el primero que arranqué y terminé fuera de México, en el que llegué al tercer piso y en el que finalmente cumplí mi sueño de vivir junto a la playa. Si hace 366 días definía 2011 como un año de transición, al que acaba de terminar bien le puedo dar también una palabra clave.

Cansancio.

Los últimos 12 meses (en realidad 10, que mi ingreso a Goal fue el 1 de marzo) han sido realmente agotadores, más que ningún otro periodo de mi vida que yo recuerde. Por supuesto, hubo antes lapsos de gran presión o trabajo pesado cuando cursaba la licenciatura o participaba en una cobertura importante, pero nada se le compara a la intensidad de este año.

Sin duda el mero trabajo en Goal habría sido suficiente para tener la agenda ocupada la mayor parte del tiempo. Si a eso le añadimos las chambitas para otras empresas, una diplomatura a medio terminar, trámites, apuntarme a un máster, viajes y tratar de aprovechar Barcelona para mantener una vida social decente, vaya que me quedó sueño pendiente en este 2012.

Pero no me arrepiento, que ha válido la pena. Con sus altas y bajas, pero ha sido un gran año en lo profesional. Tras poco más de tres años por la libre he vuelto a trabajar en un medio, probablemente el más importante en el que he estado, y estar allí me ha dado una gran experiencia y un crecimiento que me servirá mucho en el futuro, ya sea que me quede por largo rato o en otra parte.

A nivel personal me quedo también con más satisfacciones que sinsabores. He consolidado nuevas amistades, recuperado algunas que parecían extinguirse y disfrutado de muy buenos momentos. Mi primer juego de la NFL en vivo, dar un paseo por Amsterdam, el verano y la vida nocturna en Barcelona son sólo algunos de las memorias que me deja 2012.

Como suele ser costumbre, el nuevo año empieza con incertidumbre. No sé si seguiré mucho tiempo o no en mi trabajo actual, ni sí podré quedarme en Europa cuando termine el máster o incluso si tendré oportunidad de completarlo exitosamente. Me quedo con el propósito de seguir disfrutando la vida aquí, viajar más y llegar al próximo recuento con más buenas cosas que malas por recordar.

Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s