A 30 de los 30

La cuenta regresiva corre cada vez más aprisa y mis abogados y detectives no encuentran mi acta de nacimiento con fecha de 1983 o 1984. Todo indica que este próximo 24 de abril llegaré a los temidos 30.

Es curioso, la espera se me hizo larguísima para llegar a los 10 y celebré muy entusiasmado los 20. Alcanzar los 30 me produce más inquietud que gozo, a decir verdad.

¿Debo acaso empezar a comportarme como adulto? ¿Empezarán las presiones para que “siente cabeza”? ¿Ahora seré “señor” para todo el mundo y nunca más me recibirán con un “joven”?

Pero bueno, supongo que podría ser peor. Muchos de mis amigos ya pasaron este trago amargo y no se les ve tan desdichados. Tengo un buen trabajo, vivo en una ciudad fantástica y celebraré con amigos.

Y claro, mis detectives todavía tienen tiempo para conseguir el acta del ’83.

PD. Para quien haya hecho la cuenta, en efecto, realmente estamos a 28 de los 30, pero el domingo no tuve tiempo de escribir esto por ciertos compromisos que incluyeron visitar Wembley. Nada mal para un joven de 29, sin duda…

Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s