NFL 2011: 10 apuntes de la Semana 10

1. Tom Brady y Bill Belichick aún mandan en la AFC Este
Parecía que era tiempo de un cambio de guardia en el Este de la Conferencia Americana, pero los Patriotas de Nueva Inglaterra dieron una impresionante exhibición para vencer a domicilio a los Jets de Nueva York por 37-16 y se encaminan a un nuevo título divisional.

Dado que barrieron la serie ante sus rivales neoyorquinos, los Pats tienen virtualmente juego y medio de ventaja en la cima de la división y un calendario realmente sencillo en el panorama; de sus siete juegos restantes, sólo uno es contra un equipo con marca ganadora –Buffalo, y eso probablemente cambie para cuando se enfrente a Nueva Inglaterra–.

Este partido fue también la victoria 117 de Tom Brady y Bill Belichick juntos, quienes se convirtieron así en el combo mariscal de campo-entrenador en jefe más ganador en la historia de la NFL, dejando atrás a Dan Marino y Tom Shula.

2. Los Cuervos tropiezan de nuevo
Apenas hace una semana elogiábamos a los Cuervos de Baltimore por ganarle nuevamente a los Acereros de Pittsburgh y hoy resurgen las dudas sobre su real nivel tras caer en su visita a los Halcones Marinos de Seattle.

Es la tercera derrota de Baltimore esta temporada contra equipos a los que supuestamente debió vencer –las otras ante Tennessee y Jacksonville– y con ella se abre de nuevo el panorama en la AFC Norte.

¿Cuáles son los verdaderos Cuervos? ¿El equipo impresionante que por fin dominó a Pittsburgh o la escuadra inconsistente que sufre ante rivales de medio pelo?

3. Los Texanos pierden a Matt Schaub… Matt Leinart al relevo
Pese a perder por toda la temporada a Mario Williams y por varias semanas a Andre Johnson, los Texanos de Houston parecen en camino de por fin lograr su primer título divisional y debutar en la postemporada. Pero este domingo, con todo y la victoria sobre los Bucaneros de Tampa Bay, Houston sufrió un muy duro golpe: la baja del mariscal Matt Schaub por una lesión en el pie derecho.

Schaub ya fue descartado para el próximo partido de los Texanos en la semana 12 –esta semana tiene descanso–, pero varios reportes señalan que lo más probable es que su ausencia vaya mucho más allá. Mientras tanto, Matt Leinart estará en los controles de la ofensiva.

Leinart, décima selección global del draft de 2006, es recordado por su pobre paso con los Cardenales de Arizona, quienes lo cortaron antes del comienzo de la temporada pasada. Arribó a Houston poco después, pero no ha lanzado un solo pase desde 2009. Incluso con el gran respaldo que tendrá de los corredores Arlen Foster y Ben Tate, es difícil mostrarse optimista respecto a sus posibilidades de éxito.

4. Filadelfia, el fracaso más grande de 2011
Quedan siete semanas en la temporada regular y el Dream Team ya está prácticamente eliminado de la postemporada. Las Águilas de Filadelfia cayeron ante los Cardenales de Arizona por 21-17 para dejar su récord en 3-6 y despedirse de una posibilidad realista de meterse a la postemporada.

Incluso si Filadelfia logra ganar todos sus partidos restantes en el calendario –que incluyen duros rivales como los Gigantes y Jets de Nueva York, además de Nueva Inglaterra–, una marca de 10-6 probablemente no será suficiente para ganar un boleto como comodín. Incluso si lo fuera, ahora mismo no se ve cómo este equipo pudiera ser capaz de ganar siete en fila.

5. Green Bay, ¿la nueva versión de los Patriotas 2007?
Los Empacadores siguen invictos tras una brutal paliza sobre los Vikingos de Minnesota en el juego de lunes por la noche. La ofensiva mantuvo su espectacular desempeño de 2011 al anotar 38 puntos (más un touchdown de Randall Cobb en regreso de patada), mientras que la defensiva lució mejor que en semanas anteriores al limitar a sus rivales a siete puntos.

Pero no nos engañemos: eso tuvo que ver más con estar enfrentando a un mariscal de campo novato –Christian Ponder– que a un enorme progreso de la defensiva. Esta línea sigue siendo el punto débil de Green Bay, a grado tal que podría costarle sus aspiraciones del bicampeonato.

Estamos entrando a la fase de la temporada en que hace cuatro años las defensivas empezaron a detener a los Patriotas de 2007, quizá la única maquinaria ofensiva reciente comparable a estos Empacadores. Por cada juego de 35 puntos o más los rivales adquieren más y más video para analizar y encontrar la forma de detenerlos, así que más les vale no confiarse demasiado en sólo un área del equipo.

6. Atlanta paga el precio de arriesgar demasiado
Los Halcones de Atlanta recibieron a los Santos de Nueva Orleans en un duelo clave por la NFC Sur y así lo dejó ver el entrenador en jefe Mike Smith, quien dos veces mostró una agresividad muy por encima de lo que el librito aconseja.

Tras acercarse a tres puntos con 4:13 minutos en el reloj, Smith decidió patear corto en lugar de tratar de frenar a Drew Brees en su territorio. La patada falló y los parecía que los Santos se imponían, pero un castigo que invalidó un gol de campo de 45 yardas los obligó a despejar. Matt Ryan aprovechó la oportunidad para acercar el ovoide lo suficiente para que Matt Bryant mandara el partido a tiempo extra.

Ya en el tiempo extra, Smith subió la apuesta. Con cuarta oportunidad y centímetros por avanzar desde su propia yarda 29, decidió jugársela y le salió el tiro por la culata, dejando a Nueva Orleans en excelente posición de terreno. Cuatro jugadas después, John Kasay conectó el gol de campo de la victoria para el conjunto visitante.

Lo más sencillo aquí es crucificar al entrenador de los Halcones por arriesgar demasiado, pero lo cierto es que “ir a la segura” con un despeje probablemente no habría hecho gran diferencia con Drew Brees enfrente. Mike Smith mostró un coraje rara vez visto en un entrenador en jefe de la NFL y eso hay que aplaudírselo.

7. ¿Llegó la hora de los Raiders de Oakland?
En ese desastre que es la AFC Oeste, los Raiders de Oakland tomaron el liderato al imponerse el jueves a los Cargadores de San Diego. Por primera vez Carson Palmer se vio cómodo en los controles de la ofensiva malosa y esto fue clave para la victoria de su equipo.

Con los Cargadores en plena debacle, los Jefes de Kansas City de vuelta a la inconsistencia y los Broncos de Denver haciendo todo lo posible por impedir que Tim Tebow tenga que lanzar un pase (aunque está funcionando, por ahora), los Raiders bien podrían conseguir su primer título divisional en nueve años.

8. Buffalo y Detroit pierden el paso
Los Bills de Buffalo y los Leones de Detroit fueron las Cenicientas del arranque de temporada, combinándose para nueve victorias y sólo una derrota en las primeras cinco jornadas. Parecía que por fin había llegado el momento de sonreír para sus aficionados tras una década terrible.

Ambos equipos han perdido tres de sus últimos cuatro partidos y los dos tuvieron un fin de semana terrible. Detroit cayó 37-13 en su visita a los Osos de Chicago, mientras los Vaqueros de Dallas borraron a los Bills por 44-7.

¿Podrán levantarse o simplemente se les acabó la magia? En el caso de los Bills, ya se ve muy difícil que puedan mantenerse en la pelea por un boleto a la postemporada, mientras que Detroit tendrá que luchar con equipos como Chicago, Dallas y Atlanta por uno de los comodines.

9. Dallas, de vuelta en la pelea
Hablando de los Vaqueros, qué diferencia hacen un par de encuentros ante rivales débiles. Hace dos semanas estaban en crisis tras caer estrepitosamente en Filadelfia, ahora están de vuelta en el panorama de playoffs tras apalear a Seattle y Buffalo en semanas consecutivas.

Y lo mejor para Dallas es que su calendario se mantiene relativamente sencillo en lo que resta de la temporada. Fuera de dos partidos contra los Gigantes, el Equipo de la Estrella Solitaria bien podría barrer con el resto de sus rivales. Por lo pronto, en las próximas tres semanas se medirán a Washington, Miami y Arizona, equipos con un récord combinado de 8-19.

Claro que, por otra parte, Tony Romo sigue siendo el mariscal al mando… y nunca se sabe cuando regresarán sus errores matapartidos.

10. San Francisco, ¿contendiente al Super Bowl?
Sin duda son la revelación de la temporada, pero aún no está claro si los 49’s de San Francisco se han convertido en simplemente un muy buen equipo o si han dado el salto a la élite de la NFL.

Su marca de 8-1 es la segunda mejor de la NFL, pero aún cuesta poner a los 49’s por delante de Acereros, Patriotas, Cuervos o Santos en la lista de aspirantes al título. Y sin embargo, el domingo San Francisco dio un gran paso al frente al imponerse con claridad a los Gigantes de Nueva York, uno de los equipos en mejor forma reciente.

A diferencia de los Empacadores de Green Bay, que dependen casi por completo de su ataque aéreo, los 49’s tienen mejor balance. Su ofensiva no es espectacular, pero libre de errores por pase y suficientemente efectiva por tierra, mientras su defensiva luce cada vez más como un escuadrón de élite.

¿Darán la campanada en los playoffs?

Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s