México triunfó en los Juegos Panamericanos

Los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 dejaron un gran sabor de boca al público mexicano. Pese a que hubo sobrados motivos para dudar de la organización y de los atletas tricolores previo al evento, en términos generales la competencia fue un éxito y le dio muchas satisfacciones a los aficionados.

Pocas veces tenemos oportunidad de decirlo, así que vale la pena aprovechar ésta: México triunfó en sus juegos. Veamos por qué:

México triunfó porque la inauguración fue espectacular
El show desplegado para dar inicio a los juegos estuvo a la altura de Olímpicos y otros eventos. “Pero es que lo organizo una empresa inglesa”. ¿Y?
Esa misma empresa también estuvo a cargo de la apertura en Beijing 2008 y no por eso los chinos se cortaron las venas. A final de cuentas, quizá los productores eran ingleses, pero quienes ejecutaron el espectáculo eran en su gran mayoría mexicanos.

México triunfó porque se ganaron más medallas que nunca
Fueron 42 de oro, 40 de plata y 51 de bronce para la mayor cosecha azteca en toda la historia, pulverizando las anteriores marcas (23 oros y 80 medallas totales en Mar del Plata 1995).
Mucho se habló de que varios de los oros llegaron en deportes no olímpicos, como si eso fuera relevante. Son Juegos Panamericanos, no Olímpicos, y deportes como el raquetbol y el squash han sido generalmente parte del programa.
Estas 133 medallas le permitieron al delegación tricolor quedarse con el cuarto lugar del medallero, sólo detrás de Estados Unidos, Cuba y –por muy poco– Brasil. México no lograba esta ubicación en la tabla final desde los juegos de 1975, celebrados en el Distrito Federal, en los que apenas sumó nueve oros, muy lejos de los 117 de Estados Unidos. Esta vez la proporción fue

México triunfó porque mostró progreso en varias disciplinas
En gimnasia artística México ganó tres oros, una plata y tres bronces, contra cero medallas en Río de Janeiro 2007; el remo dio cuatro medallas (dos de oro) contra apenas una cuatro años antes; tiro con arco, remo y boxeo fueron otros deportes en los que se incrementó bastante la cosecha respecto a los juegos de Río.
Quizá la sorpresa más agradable la dieron los deportes de conjunto, en los que salvo el futbol varonil poco se esperaba. Los dos representativos de basquetbol impresionaron al alcanzar la final, el futbol femenil dio una gran semifinal ante Brasil, el voleibol de playa femenil estuvo a un punto de arrebatarle el oro a la pareja amazónica y el voleibol varonil dio grandes partidos a cinco sets ante Puerto Rico, Cuba y Argentina.

México triunfó porque el público se conectó con sus atletas
Lo mejor de los Panamericanos es que cientos de atletas mexicanos recibieron los reflectores usualmente reservados para el futbol. Mientras en muchos medios de comunicación la obsesión era el oro del Tri de Luis Fernando Tena, el público tapatío se entregó a basquetbolistas, gimnastas, nadadores y voleibolistas –y muchos más– en cantidad y pasión que rara vez se ve en nuestro país.
Sí, el futbol seguirá siendo el deporte más popular del país por mucho tiempo, pero Guadalajara 2011 dejó claro que el público mexicano también está ávido de apoyar a figuras nacionales en otras disciplinas. Vale la pena apoyar al resto de los deportes, no sólo pensando en que vayan a los Juegos Olímpicos, sino también para brindar a los fans más alternativas.

México triunfo porque se vale decir que las cosas salieron bien
¿Guadalajara 2011 fue un evento perfecto? No, claro que no. Hubo retrasos en la entrega de instalaciones, muchos boletos “desaparecieron” –quizá se los quedó el hermano del Tibio Muñoz– y por lo que he leído la clausura no estuvo ni cerca de la espectacularidad de la inauguración. Así como muchas disciplinas le dieron grandes satisfacciones a México, en algunas hubo decepciones.
Pero, ¿qué creen? No hay evento perfecto. Quienes hemos tenido la suerte de cubrir alguna Copa del Mundo, unos Juegos Olímpicos o cualquier acontecimiento de gran magnitud sabemos que siempre hay “detallitos” que dejan mal sabor de boca y atletas que no tienen el rendimiento esperado, pero hay que saber darle a las cosas su justa medida y, sobre todo, entender que cuando el panorama general es bueno se vale decirlo, en lugar de privilegiar la nota negativa con tal de no parecer porrista.

Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s