La repetición instantánea no es para el futbol

Sí, el gol que le dio a Francia el pase al Mundial fue tras una mano descarada. Sí, fue un gravísimo error de los árbitros dar ese gol como válido. Sí, debe hacerse lo posible por evitar que las pifias de los hombres de negro influyan en el resultado de un partido, en especial uno de tal trascendencia. No, eso no es suficiente para justificar el uso de la repetición instantánea.

Quiero dejar claro que no defiendo el viejo argumento de que “los errores humanos son parte del juego”. Por más humano que sea un error, siempre hay que buscar formas de enmendarlo. Mi punto es que la repetición en sí no es la solución.

Aunque el uso de la tecnología para corregir malas decisiones arbitrales parece tener sólo puntos positivos, lo cierto es que también tendría efectos muy negativos sobre la continuidad del juego, uno de los puntos esenciales que distinguen al fútbol de otros deportes.

Un partido de fútbol ya tiene suficientes interrupciones -lesiones, discusiones entre árbitro y jugadores o entrenador, interferencias externas- como para añadir la posibilidad de pararlo para revisar una acción. Hay jugadores y/o equipos muy “colmilludos” que siempre están buscando formas de interrumpir el juego, en especial cuando el rival está en mejor forma (o simplemente hay cierta sensación de peligro, como fue el caso ayer de Uruguay ante Costa Rica). Establecer la repetición sería simplemente darles un arma más.

Está también el hecho de definir cuáles jugadas sería posible analizar mediante imágenes de televisión. ¿Sólo unas cuantas o todo lo que sea objeto de polémica? No tendría mucho caso establecer la repetición si sólo se puede aplicar a un puñado de acciones, dejando intacta la posibilidad del error humano en la mayor parte del juego. Si, por otra parte, se pudiera revisar cualquier jugada polémica, volvemos al problema de las interrupciones constantes.

Y hay más problemas por resolver: ¿Quién tendría la facultad de pedir la revisión de las jugadas? ¿Sólo los entrenadores, también los capitanes o todo el equipo? ¿Quién decidiría cuál jugada se revisa y cuál no? ¿Cuántas revisiones se permitirían por juego? ¿En qué partidos sí y en cuáles no? Todo esto influiría negativamente en la dinámica del encuentro.

Hay mejores alternativas para disminuir los errores de apreciación de los árbitros. Está el uso de dos asistentes más que se coloquen en las líneas de meta, por ejemplo, práctica que la UEFA ya está experimentando este año en la Europa League (y que probablemente hubiera servido para marcar la mano de Henry).

No digo que toda tecnología sea mala. Insertar un chip al balón que suene o vibre cuando éste cruce la línea de gol es una herramienta sencilla para acabar con los goles fantasma que no afecta la continuidad del juego. Dotar a los árbitros de dispositivos de comunicación también es una forma de ayudarlos en su labor.

Jugadas como la mano de Henry deben erradicarse del fútbol, no me queda duda. Sin embargo, la repetición instantánea sólo cambiaría unos problemas por otros.

Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s