Lo que regular empieza, acaba pésimo

2006 no podía terminar sin que pasara algo más para terminar de fregarlo. Con todo dispuesto para visitar a los abuelos maternos y toda su prole en Sonora por primera vez en 11 años, lo cual incluía haberme gastado bastante en regalos y dejar las maletas listas desde la noche anterior (cosa que nunca hago), resulta que me da por amanecer ligeramente enfermo y, cha cha cha chaaaan, que pierdo el vuelo.

Así las cosas, por tercer año consecutivo pasaré la Navidad divirtiéndome de lo lindo en el DF. Creo que lo único rescatable de estas fechas es que por fin se va a terminar el año… aunque no dudo que en la semana que queda todavía pase algo que lo empeore.

Esta entrada fue publicada en Vida y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s